Seguidores

viernes, noviembre 08, 2013

Ilusión




Amanece. Estoy sentado en un banco de piedra contemplando algo insólito. Doce hormigas famélicas corren dirección Oeste. Persiguen sus sombras con la intención de capturarlas y poder volver a su hormiguero con nuevas provisiones. Correrán sin pausa hasta el mediodía; momento en el que el alimento desaparecerá bajo sus esqueléticas patas.



2 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

TREMENDA REALIDAD. MB

Carlos de la Parra dijo...

Un mecanismo que invita a pensar en paralelismos.