Seguidores

domingo, noviembre 03, 2013

El tiempo vs el olvido




El tiempo acaba siempre borrando las heridas. El tiempo es una lluvia paciente y amarilla que apaga poco a poco los fuegos más violentos. Pero hay hogueras que arden bajo la tierra, grietas de la memoria tan secas y profundas que ni siquiera el diluvio de la muerte bastaría tal vez para borrarlas. Uno trata de acostumbrase a convivir con ellas, amontona silencios y óxido encima del recuerdo y, cuando cree que ya todo lo ha olvidado, basta una simple carta, una fotografía, para que salte en mil pedazos la lámina del hielo del olvido.

Fragmento del capítulo 6 del libro La lluvia amarilla, de Julio Llamazares.



2 comentarios:

Pitt Tristán dijo...

Es un texto buenísimo, ya sabes, para apuntar.
Saludos.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Cierto, mimarzgz, el contenido de esas lágrimas es totalmente cierto, solo que que también lo es que con el tiempo encallecen y atrofian la sensibilidad mas rebelde. Esperar a la muerte es esperar mucho, o eso creo.
Un abrazo-e
PD: El texto es de 10.