Seguidores

domingo, septiembre 29, 2013

El arcángel






Hace mucho tiempo -tanto que éste aún no existía-, el arcángel San Miguel derrotó a Lucifer tras una cruenta batalla. Pero ese mismo día el arcángel descubrió que su Padre no era todopoderoso y su corazón se emponzoñó de dudas. La tristeza blanqueó las azuladas plumas de sus alas para siempre.

Dios quiso, al crear -esta vez sí- el tiempo, que todas las criaturas humanas que moldeasen sus manos, experimentaran la misma emoción que San Miguel; y que llegara un día en su infancia en el que se acostasen con la certeza de que sus padres no son perfectos. Al llegar ese día los padres notaremos en sus ojos un brillo distinto, aunque ellos intentarán disimularlo para no hacernos daño.

2 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Cierto, ahora recuerdo que a mi me pasó, pero no recuerdo la fecha. ¿Ayer? ¿Anteayer? No sé, quizás haga más tiempo.
MB.

mimarzgz dijo...

Jaja. Anteayer. Un abrazo