Seguidores

jueves, septiembre 12, 2013

Carta a los sabios del mundo entero

Fernando Arrabal





Muy señores míos:

Antes de morir quiero hacerles a Vds. una revelación importante para que tomen las medidas que se imponen.
Durante los fortísimos dolores que he padecido por causa de la operación que he sufrido, he logrado identificar en los momentos de "sublimación del dolor" a unos "seres espirituales". Estos seres, pude darme cuenta de que se "alimentaban de mi dolor".
He llegado, pues, tras múltiples experimentos, a esta conclusión: en nuestro ambiente viven unos seres  que, por simple instinto de conservación, tienden a fomentar el dolor entre los humanos. Para ello intentan incrementar tanto las desgracias llamadas espirituales como los sufrimientos físicos.
A veces, cuando, encerrado en mi habitación, logro ver mi miedo (es una masa de agua que flota), mi esperanza (es una mano cortada) y mi imaginación (es una caja pequeña de cuero de la que sale humo) también veo a estos seres espirituales que son como unos pañuelos de papel que vuelan.
Espero que, gracias a mis datos, puedan luchar contra esta terrible plaga de la humanidad.

Les saluda muy cordialmente...


Carta a los sabios del mundo entero, Fernando Arrabal

2 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

TAMPOCO YO PODRÍA ESTAR MAS DE ACUERDO

Enrique Tarragó Freixes dijo...

TAMPOCO YO PODRÍA ESTAR MAS DE ACUERDO