Seguidores

domingo, junio 22, 2014

La peonza







La peonza pierde el abrigo de la cuerda en un frenesí de giros que continúan hasta tocar  el suelo con el clavo, libre ya del control humano. Inmersa en la objetividad de las leyes físicas, mantiene la verticalidad ante la admiración de los niños. La enorme señora panzuda gira vertiginosa sobre el minúsculo tacón de aguja en una danza salvaje, planetaria.
Pero unos segundos bastan para liquidar tanta energía. La peonza reposa finalmente sobre un costado, abandonada. Los niños desaparecen.




1 comentario:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

LA PEONZA ES COMO EL AMOR DE UNA NOCHE.