Seguidores

sábado, enero 19, 2013

EL VIAJE DE ANDRÉS




Andrés volcó la taza sobre la mesa, provocando que el café discurriera rápidamente por su superficie, llegando hasta el borde desde el que se precipitó sobre los pantalones de Ana. Así culminó con éxito la parte mecánica de su plan.

Proyectó su imaginación sobre el líquido que fluía libre, viéndose instantáneamente sumergido dentro. Mirase donde mirase, sólo veía el oscuro elemento. Notaba como se desplazaba a gran velocidad hacia el límite de la mesa. Ya no escuchaba las voces del camarero, ni las que emergían de la televisión, ni siquiera a Ana. Tan solo percibía los producidos por sus naturales chapoteos dentro del improvisado canal. Todo transcurría según lo programado.

El salto al vacío fue lo más emocionante;  tanto por la excitante sensación de peligro, como por la aproximación a su objetivo. El contacto con el tejido de algodón que conformaba sus pantalones vaqueros fue doloroso. La presión que ejercía el líquido al atravesar las hebras de la tela, impedía que Andrés traspasase esta última barrera con un mínimo control. Finalmente se coló entre dos hilos y llegó a la piel. Estaba viscosa y caliente por el efecto directo del café. Decidió arrastrarse hacia las ingles de Ana, a donde no había llegado la impregnación.

Ana se incorporó de la silla y comenzó a tirar de la pernera del pantalón en un vano intento de aislar su cuerpo del incómodo caudal. Algo parecido a un alud estuvo a punto de derribar a Andrés, si no hubiera sido porque consiguió aferrarse a unos restos de vello que habían sobrevivido a la última depilación de Ana.

Colgado, agitado y ansioso, Andrés acompañó el regreso de Ana a su casa. Soportó las maniobras con las que Ana se libró de los pringosos vaqueros. Recibió con placer el agua de la ducha y la espuma del jabón. Notaba la piel de su amada fresca y aromatizada, tanto que no pudo evitar frotar su cara contra ella. La besó.

Andrés agradeció que Ana se fuese a dormir temprano esa noche. 

3 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

++++++++++++++++++
MB.

Pepe Deapié dijo...

Me ha gustado mucho. Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Ultimamente me queda poco tiempo para los temas blogueros.
Un saludo.

mimarzgz dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Aunque he notado que desde que escribí este relato ya nadie quiere tomarse un café conmigo. Jejé.