Seguidores

sábado, noviembre 22, 2014

Tejas o cornisas





Desde el día que despertó de esa horrible pesadilla, Andrés temió morir a causa del desprendimiento de alguna teja o cornisa. Ni la  familia ni los psicólogos consiguieron extirparle el temor que se escondía en algún rincón del cerebro. Creció entre tropiezos, choques y reproches; algo que suele pasarles a quienes prestan más atención al cielo que al suelo.  Actualmente Andrés trabaja de guarda forestal a sueldo de la Diputación Provincial. Vive solo en la atalaya desde la que otea el bosque. Es feliz observando como vigilan las ardillas a las rapaces que sobrevuelan sus cabezas.

2 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Tremenda historia, mimarzgz, y una gran solución al problema. Yo tengo claustrofobia y me asusts el Tubo de la Resonancia Magnética, es como si quisiera que me mandaran al mundo del ahora guarda forestal.

mimarzgz dijo...

A veces Zaragoza se parece al tubo de resonancia magnética...niebla, niebla y más niebla...