Seguidores

miércoles, febrero 04, 2015

¿Vírgenes o uvas blancas?




A partir del siglo XIX algunos historiadores y filólogos se atreven a estudiar el Corán desde un punto de vista objetivo y crítico.

Recientemente encontramos a un estudioso del Corán cuyo seudónimo es Christoph Luxenberg y que ha publicado el libro Lectura sirio-aramea del Corán: en el que mantiene la tesis de que en la época en la que vivió Mahoma no existía el árabe escrito, sino que la lengua culta que se hablaba en la Meca era el arameo, y que era ésta en la que se redactaban los documentos entre los miembros de la tribu de Mahoma, los Qurayshíes.
Luxenberg sostiene que la lengua del Corán es una mezcla de árabe beduino y sirio-arameo.

Una de las hipótesis más polémicas es la que explica que a los mártires islámicos no les esperarán vírgenes tras su inmolación, sino uvas blancas. La palabra hur que aparece en el Corán se interpreta para motivar a los jóvenes calenturientos como hurí; que en árabe significa mujer joven, virgen y hermosa.  Pero según Luxenberg la palabra hur es un vocablo claramente arameo que significa uva blanca.





3 comentarios:

Pitt Tristán dijo...

Te aseguro que ni les esperan las huríes ni las uvas blancas.
Un abrazo.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Pues ... vaya putada, mimarzgz. Convendrá que alguien les convenza de ello, quizás así no haría falta suprimir el petróleo

mimarzgz dijo...

Así es. Estoy de acuerdo con los dos. El problema es quién le pone el cascabel al gato...