Seguidores

sábado, febrero 28, 2015

Veinte días de abandono





Llevar veinte días durmiendo no tiene por qué ser necesariamente malo, siempre y cuando transcurran entre sueños y en una postura adecuada que facilite un despertar  cargado de energía y nuevas ideas.

2 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Bien hecho. Los progres y hasta los y las, mas chonis suelen llamarle cargar las pilas, pero a mi me gusta llamarle "una forma de olvidar la realidad hasta diluirla en algo necesario"

mimarzgz dijo...

Evitemos las repeticiones en la medida de lo posible...Si fuéramos conscientes de lo limitado que es nuestro tiempo nos aterraría la repetición.