Seguidores

miércoles, octubre 08, 2014

El perro y el ébola





Erase una vez un reino en el que un virus muy malo, llamado ébola, hizo presencia amenazando a sus súbditos.  Decenas de bufones -conocidos en aquel entonces como contertulios-  desinformaron al atemorizado pueblo, presumiendo de unos conocimientos de biología, medicina o epidemiología adquiridos tres minutos antes en google.

En aquellos tiempos las personas carecían de la más mínima fortaleza para afrontar los problemas. Además sufrían de infantilismo y superficialidad.  Así mismo padecían fobia a la propia muerte (sin duda por  vivir dándole la espalda),  aunque paradójicamente desdeñaban la ajena, promoviendo la eugenesia, la eutanasia y el aborto.

En ese estado de cosas ocurrió que un perro se infectó con el virus y los consejeros reales dictaminaron su sacrificio, para evitar que la enfermedad incurable acabara extendiéndose por el reino.  Sorprendentemente, cientos de súbditos pertenecientes a una secta animalista protestaron bajo la casa donde vivía el perro.

etc, etc, etc

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

---------------

Nota:
Como todos los cuentos, éste es fruto de la imaginación.



1 comentario:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Tu imaginación compagina con la mía, es decir, coinciden en el diagnóstico, mimarzgz. Pandereta ... y olé, es lo que hay.