Seguidores

sábado, agosto 16, 2014

El miedo al silencio





Pese a ser prácticamente ciego, lo que más asusta a nuestro topo es el silencio. Tal es el desasosiego que le causa, que no duda en asomar su cabeza fuera de los túneles quedando expuesto a depredadores. Se diría que el zumbido que producen las alas del búho al abalanzarse sobre él, le excita de tal modo, que espera embriagado hasta el último instante para volver a la madriguera. La alborotada sangre bombeando sus oídos será un buen alimento para calmar su ansia de ruido durante unos minutos; tras los cuales volverá el silencio que tanto le aterra.

1 comentario:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Tremendo y, quizás, esperanzador, todo depende del punto de vista en el que contemples la escena.