Seguidores

domingo, marzo 06, 2011

EL SUEÑO



Tras los párpados, ahora vencidos
una llama el vacío ilumina
y aparecen personajes heridos
a quien la trama aporta y elimina.

A veces odiados, otras queridos
de mis anhelos son la medicina
rescatando asuntos oscurecidos
acordando pleitos siempre atina.

Es el hilo para colgar las llaves,
el baile para sonreir a la muerte,
la tormenta para hundir las naves.

Oráculo portador de la suerte
espolvorea susurros suaves
en el reposo del cuerpo inerte.

1 comentario:

Mónica Alvarez Lama dijo...

En nuestro horizonte siempre habrá una llama que ilumine nuestro vacío existencial.Esa llama nos ayuda a permanecer en este mundo.

Saludos desde Chile