Seguidores

viernes, noviembre 11, 2016

El sueño interrumpido








Ya he contado alguna vez que mantengo una fluida relación con los sueños, especialmente en su momento más frágil, cuando me encuentro entre el sueño y la vigilia.

Hace unos días, a las siete en punto de la mañana cuando ya me encontraba solo en la cama y permanecía inmerso en un inquietante sueño, pasó lo siguiente:

Estaba junto a una mujer de la que no recuerdo el rostro y con la que estaba conversando. Justo en el momento en el que me disponía a contarle algo que tenía tintes de ser al mismo tiempo confidencial y trascendente, sonó el despertador que tengo sobre la mesilla al lado derecho de la cama. Todavía dentro del sueño me vuelvo a mi izquierda y le pido a la mujer que espere un instante a que apague el dichoso despertador y que luego vuelvo con ella y le termino de contar lo que nos interrumpió la inoportuna alarma. Me vuelvo a la derecha, apago el despertador y al girarme a la izquierda de nuevo, mi interlocutora ha desaparecido. 

¿Quién era aquella mujer? ¿Qué era aquello tan importante que le quería contar?
Siempre he pensado que debemos estar especialmente pendientes de recordar los mensajes que nos envía el cerebro en las fases iniciales o finales de nuestro ciclo del sueño. Pero esta vez no pudo ser.











2 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Curioso, a mi sucede pasarme lo mismo con otro tipo de sueños ... y de personajes. Es como uan larga escena de Mision Imposible en la que empiezo como el malo pero acabo como el bueno, es decir, bien y con la chica.
Interesante tu meditación REM, amigo mimarzgz

mimarzgz dijo...

Yo llevo una larga temporada con unos sueños muy realistas en los que llevo otra vida llena de viajes y en la que vivo en la misma ciudad pero en otro barrio a las afueras. Es extraño la verdad. A ver sí consigo soñar con algo que tenga el final del tuyo....;) un abrazo,