Seguidores

domingo, febrero 07, 2016

La tableta de chocolate





Cuando el niño alcanzó finalmente la tableta de chocolate que su madre había escondido en la parte superior del armario de la cocina, esbozó una sonrisa victoriosa y se encerró en su habitación.
Cuando la madre vio los restos del envoltorio repartidos por la mesa y el suelo y la banqueta fuera de su lugar, esbozó una sonrisa bondadosa mientras decidía cuantos minutos le dejaría a solas con su sabroso trofeo antes de intervenírselo.
Cuando la niña escuchó las quejas de su hermano y lo vio refunfuñar con la boca pringada de chocolate, esbozó una sonrisa y lo llevó ante un espejo para que comprobase el aspecto tan ridículo que tenía.

5 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Cuanto con tan poco, mimarzgz. Reposo y acción ... grandes aliados.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Con tu permiso ... no he tenido más remedio que hacerle el Reblog: https://etarragof.wordpress.com/2016/02/08/el-grito-en-el-cielo-la-tableta-de-chocolate/

mimarzgz dijo...

Gracias por tus palabras, Un abrazo,

marikosan dijo...

Gran historia, en mi casa pasaría al revés, los hermanos se pegarían por el chocolate y la madre a grito pelado porque son unos glotones, ;)

mimarzgz dijo...

Jeje. En mi casa tampoco sería tan sencillo...