Seguidores

sábado, octubre 31, 2015

La importancia de dejarse rascar la espalda






Los niños que rechazan las caricias de sus madres están condenados en reencarnarse en tortugas.



1 comentario:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Yo ya soy tortuga, mimarzgz.
genial.