Seguidores

martes, abril 10, 2012

EL INFIERNO

Gustavo  comprendió que el infierno no es una realidad post-mortem, ni tiene una ubicación
sub-terránea. Lo notó recorriendo su cerebro, colgándose de sus neuronas y mordisqueándole justo detrás del esternón. Entendió que algunos le llaman remordimiento.