Seguidores

martes, enero 06, 2009

EL BRAHMANA.


Del libro EL DHAMMAPADA ( la sabiduría de Buddha),
que reúne las enseñanzas de Buddha(563-483 a.C),

os traigo el último capítulo que resume los anteriores.
Es un compendio de las condiciones que debe reunir
una persona para poder considerarse un verdadero
BRAHMANA.

---------------------------------
" Detén la corriente valerosamente, aleja los deseos,
oh brahmana. Cuando hayas comprendido la destrucción
de todo cuanto haya sido hecho, comprenderás aquello
que no ha sido hecho.

Si el brahmana ha alcanzado la otra orilla en ambas
leyes, en dominio de sí y en contemplación, todas
las ataduras desaparecen de aquel que ha obtenido
el conocimiento.

A aquel para quien no existe esta orilla ni la otra,
ni ambas a ése, el intrépido, el liberado, le llamo
en verdad brahmana.

A aquel que es reflexivo, intachable, bien asentado,
cumplidor de su deber, sin pasiones, y que ha
alcanzado el fin supremo, a ése le llamo en verdad
brahmana.

El sol brilla de día, la luna resplandece de noche,
el guerrero brilla en su armadura, el brahmana
brilla en su meditación; pero Buddha, el despierto,
brilla con esplendor día y noche.

Porque un hombre está libre de mal, por eso
se le llama brahmana; porque camina sosegadamente,
por eso se le llama Samana; porque se ha librado de
sus impurezas, por eso se le llama Pravragita (peregrino).

Nadie debe atacar a un brahmana, pero ningún brahmana,
si es atacado, debe permitirse arremeter contra su agresor.
¡Ay del que golpea a un brahmana! ¡Ay del que ataca a
su agresor!

A un brahmana le aprovecha no poco apartar su mente
de los placeres de la vida; cuanto más haya desaparecido
todo deseo de hacer daño, más cesará todo dolor.

Considero un verdadero brahmna al hombre que no hiere
con el cuerpo, ni con la palabra, ni con el pensamiento,
y que se controla en estos tres aspectos.

A aquel de quien puede aprender la ley, tal como la enseña
el Despierto (Buddha), que lo venere asiduamente, como
el brahmana venera el fuego artificial.

Un hombre no se convierte en brahmana por llevar el cabello
enredado, por su familia, o por nacimiento; aquel en quien
hay verdad y rectitud, está bendito, él es un brahmana.

¿Para qué sirve el cabello enredado, oh necio, o la vestimenta
de piel de cabra? dentro de ti hay voracidad, pero el exterior
lo mantienes limpio.

Al hombre que lleva vestidos sucios, que está demacrado
y cubierto de venas,y que medita solo en el bosque, a ése
lo llamo en verdad brahmana.

No llamo brahmana a un hombre a causa de su origen
o de su madre. Es arrogante, y es rico; pero al pobre,
que está libre de todo apego, lo llamo en verdad brahmana.

Llamo brahmana al que, tras romper todas las cadenas,
nunca tiembla, está libre de ataduras y se ha liberado.
Llamo brahmana al que tras cortar la correa y la cuerda,
con todas sus ataduras, ha destruido todos los obstáculos
y está despierto.

Llamo brahmana al que, aunque no haya cometido nada
malo, soporta censuras, azotes y cadenas, a aquel cuyas
fuerzas son la resistencia y cuyo ejército es la fuerza.

Llamo brahmana al que está libre de ira, cumple con su
deber, es virtuoso, carece de apetitos, se domina y ha
recibido su último cuerpo.

Llamo brahmana al que no se aferra a los placeres
sensuales, como el agua en una hoja de loto, como
una semilla de mostaza en la punta de una aguja.

Llamo brahmana al que, ya aquí conoce el fin de su
sufrimiento, se ha deshecho de su carga y está liberado.

Llamo brahmana a aquel cuyo conocimiento es profundo,
posee la sabiduría, conoce el camino bueno y el malo,
y ha alcanzado el fin supremo.

Llamo brahmana al que se mantiene apartado de laicos
y de mendicantes, no frecuenta las casas y no tiene
sino pocos deseos.

Llamo brahmana al que no hace daño a ningún ser viviente,
sea débil o fuerte, y no mata ni causa matanzas.

Llamo brahmana al que es tolerante con el intolerante,
bondadoso con el violento, y libre de codicia con el
codicioso.

Llamo brahmana a aquel de quién la ira y el odio, el
orgullo y la hipocresía han caído como la semilla de la
mostaza de la punta de una aguja.

Llamo brahmana al que dice palabras verdaderas,
instructivas y sin dureza y no ofende a nadie.

Llamo brahmana al que en este mundo no toma nada
que no le hayan dado, ya sea largo o corto, pequeño
o grande, bueno o malo.

Llamo brahmana al que no abriga deseos para
este mundo ni para el otro, no tiene inclinaciones y
está liberado.

Llamo brahmana al que no tiene intereses y que
cuando ha comprendido la verdad, no dice ¿cómo,
cómo?, y ha alcanzado la profundidad de lo Inmortal.

Llamo brahmana al que en este mundo se ha elevado
por encima de las ataduras, la del bien y la del mal,
y está libre de aflicción, el pecado y la impureza.

Llamo brahmana al que es brillante como la luna,
puro, sereno, imperturbable, y en quién se ha extinguido
todo regocijo.

Llamo brahmana al que ha atravesado este camino fangoso,
el mundo infranqueable, difícil de atravesar, y su vanidad,
ha pasado al otro lado y ha alcanzado la otra orilla, es
reflexivo, firme, está libre de dudas, está libre de apegos
y está contento.

Llamo brahmana al que, en este mundo, habiendo
abandonado todos los deseos, viaja sin casa, y en
quien toda concupisciencia se ha extinguido.

Llamo brahmana al que, habiendo abandonado
todos los anhelos, viaja sin casa, y en quién toda
codicia se ha extinguido.

Llamo brahmana al que, tras abandonar toda
servidumbre respecto a los hombres, se ha elevado
por encima de la servidumbre a los dioses y está
libre de todas y cada una de las servidumbres.

Llamo brahmana al que ha dejado lo que da placer
y lo que a dolor, es frío y está libre de todos los gérmenes
de una vida renovada: el héroe que ha conquistado
todos los mundos.

Llamo brahmana al que conoce la destrucción y el retorno
de los seres en todas las partes, está libre de servidumbre,
es feliz (Sugata) y despierto (Buddha).

Llamo brahmana a aquel cuyo camino no conocen los
dioses, ni los espíritus (Gandharvas), ni los hombres,
cuyas pasiones están extintas y es un Arhat.

Llamo brahmana al que no posee nada, ya sea delante,
detrás o en medio, es pobre y está libre del amor del
mudo.

Llamo brahmana al viril, al noble, al héroe, al gran
sabio, al conquistador, al indiferente, al realizado,
al despierto.

Llamo brahmana al que conoce sus moradas anteriores,
ve le cielo, el infierno, ha alcanzado el final de los
nacimientos, es perfecto en conocimiento, un sabio,
y sus perfecciones son todas perfectas."